Deportes de resistencia

La práctica de un deporte de resistencia puede perturbar este pro­ceso. Gracias a los importantes consumos ocasionados y a la utiliza­ción acrecentada de los lípidos de reserva (como tendremos ocasión de ver más adelante con cuire su artritis desde lo que dice superador ) cabe encontrarse permanentemente por deba­jo del peso para el cual se ha sido «programado», sobre todo si a ello se añade una dietética severa, circunstancia a la cual los deportistas de alto nivel se muestran proclives. Resulta no obstante del todo evi­dente que tan pronto como se atenúan estos esfuerzos, el peso tien­de a regresar con mayor o menor rapidez a su «valor de consigna» como dicen los nutricionistas, o sea aquel para el cual hemos sido programados. La diferencia puede representar 3, 4, 5 kg o todavía más.

¿Cómo es posible conocer nuestra adiposidad como indica celulitis nunca mas ? Pues gracias a los pliegues cutáneos ya que, dependiendo su espesor de la importancia de las reservas adiposas, si se procede a una medición de algunos de ellos se puede, a través de fórmulas desarrolladas en el laborato­rio, determinar su porcentaje y establecer comparaciones con la elite de los atletas, entre los cuales este valor es muy bajo4.
En deportes como el ciclismo o las carreras a pie, en que uno des­plaza su propio peso, una sobrecarga «inerte» como las grasas pue­de afectar el rendimiento y perjudicar los tendones y las articulacio­nes. Se impone, por tanto, una reducción, cuando la misma es posible, de la adiposidad y resulta por ello comprensible el que mu­chos de los grandes campeones aparezcan tan delgados.
Dos son las preguntas que entonces se plantean: en primer lugar segun cure su artritis ¿es la delgadez de los campeones la causa o la consecuencia de su éxito? Y después, ¿corresponde el peso de forma a la adiposidad mí­nima?
„Aun cuando ciertas cifras, muy antiguas, indican tasas inferiores al 2 %, aparecen poco creíbles de acuerdo con las técnicas de hoy en día. Buen número de estudios de otras épocas han subestimado de forma muy amplia la adiposidad de los deportistas estudiados con lo de celulitis nunca mas .

kilos fuera

Un atleta puede considerar que se halla próximo a su peso de for­ma con una desviación igual a 10, debiendo señalar a este respecto que se da el nombre de desviación a la diferencia:
(Talla en cm – 100) – (Peso en kg)
Ejemplo
Un ciclista que mide 1,83 y pesa 71 kg presenta una desviación de: (183 – 100) – (71) = 12.
Incluso con un entrenamiento regular y bien llevado, un adepto a los deportes de resistencia raramente llegará a una desviación más inducida5. En cambio, entre los campeones cabe encontrar desvia­ciones de -15 o de -20. Estas sorprendentes cifras son el resultado de una herencia favorable (ellos han ganado en esta lotería un nú­mero de células grasas inferior a lo normal) y de un entrenamiento que permite el mantenimiento por debajo del límite mínimo de sus re­servas adiposas. Sin un volumen de entrenamiento apropiado no po­drían, salvo sometiéndose a regímenes dietéticos inaceptables a lar­go plazo, mantener con carácter duradero este peso indicado en celulitis nunca mas .
El peso llamado «de forma» no corresponde necesariamente a es­te límite mínimo de adiposidad. De hecho, segun el libro cure su artritis esto puede suponer algu­nas veces unas privaciones tales que el equilibrio fisiológico y psico­lógico de la persona se vería afectado o bien que no dispondría de reservas suficientes para soportar sus sesiones de entrenamiento.